Las Palmas, 20 de junio de 2018
|
 
 
 
|
|
|
 
 
   
  DIAGNÓSTICO Y SEGUIMIENTO DE LESIONES PIGMENTARIAS (ANÁLISIS DIGITAL)  
     
 
  • Cada vez somos más conscientes de la posibilidad de que un “lunar” pueda hacerse maligno, pudiendo comprometer incluso la propia vida. Este tipo de lunares reciben el nombre de Nevus Melanocitario, y cuando se hacen malignos, Melanoma.
  • La importancia de reconocer ese posible cambio (de “lunar bueno a malo”) radica en que hoy en día la única forma realmente eficaz de conseguir que un melanoma no tenga repercusiones vitales es extirparlo prontamente. Es decir, cuando más se haya desarrollado el lunar maligno, menor posibilidad de supervicencia. Por lo tanto el interés en descubrir precozmente cambios en un lunar es muy rentable en términos de salud general. Para poder hacer ese reconocimiento el dermatólogo se entrena, como parte de su especialización, y se actualiza periódicamente realizando puestas al dia y cursos específicos.
  • El abordaje inicial para este tipo de cuestiones es la inspección clínica y la aplicación de unas reglas sencillas, que agrupamos con el nombre de ABCD del melanoma. Estas hacen referencia a posibles cambios en la forma o conducta de un “lunar”.
  • Sin embargo, en algunos lunares dudosos, o en casos en que el paciente tiene de forma heredada muchos lunares, no es suficiente con la observación visual clínica y la aplicación de dicha regla, y entonces se recurre a 2 técnicas complementarias:
    1. Microscopia de Epiluminiscencia, que se realiza fácilmente con un aparato específico (Dermatoscopio) y con la que se pueden apreciar otros signos característicos de una posible malignización, no apreciables a simple vista.
    2. Analisis digital comparado, que se realiza mediante el uso de la microscopia de epiluminiscencia y la ayuda de programas informáticos específicos, donde se comparan formas concretas de lunares, o el osible cambio de un mismo (o muchos) lunares en momentos distintos.
  • Con estas técnicas podemos hacer un seguimiento fiable de los lunares de una persona a lo largo del tiempo (se le van analizando y comparando los lunares sospechosos en citas periódicas) y, por lo tanto, aumentar la posibilidad de reconocer precozmente un lunar que se maligniza, y extirparlo.
 
     
 

Signos de alarma de un lunar:

 
     
 
  • Cambios en su forma, borde, color o tamaño:

A = asimetría

B = borde irregular (festoneado)

C = cambios del color (varios colores)

D = crecimiento rápido (>1 cm)

 
 
  • Cambios en su conducta:

Sangrado

  • Picor/molestias
 
     
 
  www.dermacanaria.com