Las Palmas, 20 de junio de 2018
|
 
 
 
|
|
|
 
 
   
 

LASERTERAPIA. Técnica ELOS

 
     
 

La técnica láser se fundamenta en la utilización de una energía lumínica que dirigida en intensidad suficiente hacia una estructura cutánea en concreto permite una destrucción limpia y segura del tejido elegido como diana. Según la fuente de luz que proporciona la energía se distinguen los láser de CO2, Erbio, Rubí, Alejandrita, Diodo, Neodimio o los aparatos de Luz Pulsada Intensa. Durante estas últimas décadas estos han sido los aparatos pioneros disponibles. Con el desarrollo tecnológico han aparecido últimamente otros aparatos más perfeccionados, que se han llamado de “segunda generación”. Estos últimos, perfeccionan en alguna característica a los anteriores, o combinan diversas energías. Entre ellos se sitúan los aparatos con la denominada técnica de Fototermolisis selectiva y la técnica ELOS (Energía combinada de radiofrecuencia y fototermolisis selectiva).

El uso del láser en Dermatología se remonta ya a más de 20 años y durante estas décadas se han ido asentando sus indicaciones y fiabilidad con gran seguridad. Actualmente se utilizan para indicaciones médicas en general (cirugía, patología venosa), como dermatológicas (fotodepilación, fotorrejuvenecimiento cutáneo ablativo y no ablativo, remodelamiento dérmico, acné, psoriasis, vitíligo, etc). La lista de indicaciones desde luego no está cerrada y se amplía a medida que los dermatólogos vamos cogiendo más experiencia y con el desarrollo progresivo de la tecnología. En la actualidad las indicaciones más asentadas en Dermatología son la Fotodepilación y el Fotorrejuvenecimiento no ablativo.

FOTODEPILACION

Mediante esta técnica se intenta depositar la mayor cantidad de energía sobre el pelo, para calentarlo y que ese calentamiento consiga, posteriormente, la destrucción de su vaina pilosa y el bulbo piloso. Cuanto más selectivo sea el proceso mayor será el daño producido al pelo y menor al resto de la piel. Con la nueva tecnología ELOS precisamente lo que se consigue es que la acción consecutiva de un haz de luz intensa pulsada y de radiofrecuencia se dirijan en intensidad suficiente sólo sobre el pelo. La teoría física explica que esta combinación hace que la fototermolisis pueda ser más efectiva y segura.

Con los aparatos de “segunda generación” se intenta conseguir por lo tanto una mayor selectividad de acción sobre el pelo (destrucción exclusiva) sin dañar el resto de la piel. Esto permite tener mayor acción de fototermolisis pilosa en pacientes con piel oscura o bronceada y poder depilar mejor los pelos claros (blancos y rubios). Precisamente, esta era una de las limitaciones que presentaban los aparatos pioneros en fotodepilación y que han intentado solventar los nuevos.

Indicaciones de la Fotodepilación . Podrán beneficiarse de esta tecnología aquellas personas que presenten:

Hipertricosis o Hirsutismo (vello en exceso en alguna parte del cuerpo)

Pseudofoliculitis (pelos que se “entierran” en las ingles, cara, piernas, etc)

Eficacia de la Fotodepilación . El resultado esperable con esta técnica es muy aceptable desde el punto de vista cosmético en la mayoría de los pacientes. No obstante hay que resaltar los siguientes hechos:

● Los resultados de la fotodepilación son siempre individuales y dependen de: tipo de piel, color y calibre del pelo, profundidad a la que se sitúa el bulbo piloso en la piel (varía según las zonas del cuerpo), tipo de aparato utilizado, cantidad de energía que se puede utilizar (depende según el tipo y color de piel) y del número de sesiones a las que se someta el paciente.

● Esta técnica consigue en la mayoría de los casos que un gran porcentaje de pelos desaparezcan o disminuyan su calibre, de tal modo que el resultado estético suele ser muy satisfactorio. La persona que se somete a fotodepilación debe saber que no se trata de algo milagroso, ni definitivo. Persigue mejorar, de una forma prolongada y razonable, el aspecto antiestético o molesto que supone el excesivo vello.

● Número de sesiones. Siempre son varias y su número depende de que el pelo crece en etapas, y en una sesión sólo se puede tratar un porcentaje de los pelos activos en ese momento. Además intervienen otros factores individuales: grosor y número de pelos, tipo de piel, zona anatómica del cuerpo, etc. Por lo tanto cada caso será distinto y no se puede generalizar.

¿Es dolorosa? Como hemos dicho esta técnica se basa en conseguir aplicar suficiente calor destructivo para el pelo. Eso es lo que se siente, una molestia como de calor intenso. En cualquier caso es muy llevadera, porque los nuevos aparatos poseen un sistema de refrigeración incorporado que aminora dicha molestia. Tras realizar la técnica la piel tratada presenta enrojecimiento ligero y transitorio, y edema (hinchazón ligero) de la vaina de los pelos tratados (esto indica que el tratamiento ha sido efectivo y también es transitorio).

¿Es peligrosa o tiene efectos indesables? En absoluto es peligrosa esta técnica, y en contados casos (1-5%) pueden aparecer efectos no desados. En la literatura se han referido en casos aislados: foliculitis, hipopigmentación, hiperpigmentación, costras, púrpura, erosiones, cicatrices, aumento transitorio de la pilosidad y edema palpebral (cuando se aplica por esa zona). El único riesgo conocido es el daño ocular si se mira directamente a la luz de emisión, pero esto está protegido como norma de seguridad de uso del aparato porque la técnica se utiliza con unas gafas especiales que se ponen en el momento del tratamiento.

¿Qué preparación se debe hacer? Mínima, dirigida a favorecer al máximo la acción puntual de la energía aplicada y evitar efectos indeseables. En concreto: no tomar sol intenso (de playa) en los días previos, advertir de la toma de alguna medicación que pueda ser fotosensible (habrá que interrumpirla, si así se lo indica el dermatólogo unas semanas antes), afeitarse y/o depilarse la zona 1-2 íias antes de acudir a la sesión y, tras el tratamiento, aplicarse la crema que se le indicará.

 

 
     
 

Indicaciones de ELOS:

 
     
 
  • Fotodepilación exceso de vello
  • Fotodepilación de pelos claros
  • Manchas de sol (cara, manos, pecho)
  • Cuperosis facial y pecho
  • Angiomas superficiales
  • Mejora cosmética tersura facial
  • Complementaria tratamiento antiarrugas
  • Complementaria a escleroterapia (varices)
  • Lesiones pigmentarias
  • Cicatrices
 
     
 
  www.dermacanaria.com