Las Palmas, 17 de diciembre de 2018
|
 
 
 
|
|
|
 
 
   
 

Toxina botulínica VISTABEL

 
     
 

La toxina botulínica tipo A es una toxina producida por una bacteria (Clostridium botulinum) que actúa bloqueando la transmisión neuromuscular y neuroglandular. Cuando se emplea en dosis pequeñas, controladas, en músculos o glándulas concretos, el bloqueo que produce no tiene ningún riesgo y se utiliza para suavizar las líneas y arrugas de la expresión, provocadas por la excesiva contractura de los músculos subyacentes, y para el control de la sudoración excesiva, secundaria a hiperhidrosis.

Inicialmente el uso de estas toxinas se dirigió a controlar diversas afeccciones neuromusculares (estrabismo, blefaroespasmo, trismus, distonías musculares cervico-faciales, espasmos, etc) dentro del campo de la neurología, oftalmología, rehabilitación, etc. Con el tiempo y la experiencia y seguridad alcanzadas se abrieron las indicaciones que nos interesan. En España están aprobadas para uso en Dermocosmética: Botox (para la hiperhidrosis) y Vistabel (para la corrección de arrugas de expresión).

La utilización de esta neurotoxina, a la dosis aprobada para su uso, no entraña ningún riesgo grave y la experiencia que se tiene de ella es ya muy grande y prolongada en el tiempo. Además, el bloqueo neuromuscular y/o neuroglandular que produce es siempre reversible y no es definitivo (de ahí que haya que repetir la técnica con cierta frecuencia). Sin embargo, como característica propia de las toxinas se encuentra la capacidad que tiene el organismo para irla neutralizando a medida que se repite su dosis. De ahí que su aplicación no deba ser lo repetida que algunos pacientes desearían. No obstante, hay que señalar que ya se está investigando otras neurotoxinas con acción similar a ésta del tipo A, que pudieran ser empleadas en el futuro en pacientes que han “agotado” la capacidad de respuesta.

En la etiología de las arrugas se incluyen: fotoenvejecimiento, tabaquismo, factores genéticos, acción de la gravedad y la acción muscular. Es sobre este último factor donde va dirigido el uso de la toxina botulínica, pero, por su complejidad causal, no debe extrañar que en ocasiones se realicen tratamientos combinados (toxina y ELOS, toxina y RESTYLANE, toxina y AMELAN), etc.

 

¿CÓMO FUNCIONA?

Las arrugas aparecen en zonas concretas, de una forma más o menos pronunciada en cada caso, según con la intensidad que estén actuando los diversos factores. En la zona de formación de la arruga siempre se encontrará un músculo (de los cientos que puede haber en la cara, p.ej.) dispuesto mas o menos en forma perpendicular u oblicua a la misma. La acción de contractura del músculo hace que la piel suprayacente se repliegue y se forma la arruga Si éste siempre está contraído, la arruga se acabará configurando en una arruga profunda, incluso en un surco (aunque éstos quedan configurados mas bien por estructuras anatómicas).

La presencia de la toxina botulinica en la zona del músculo hace que el estímulo nervioso que dispara la contractura muscular desaparezca, y por lo tanto el músculo se relaja, y la piel suprayacente se estira. Aplicado en zonas puntuales y bien estudiadas permite obtener un resultado estético muy llamativo.

 

¿CÓMO SE REALIZA LA TÉCNICA?

En primer lugar señalar que tal como indica la legislación vigente que regula el uso de esta toxina para fines dermocosméticos hay que contar con un personal titulado, adiestrado y realizarse en un centro legalmente aprobado. Nuestro Centro de Dermatología y Cirugía Cutánea cumple dicha birnatuva

La toxina botulínica viene preparada en viales para ser utilizada, una vez mezclada con suero fisiológico, de forma inmediata. Es decir no se requiere preparación previa especial.

En disposición semitumbada el dermatólogo irá inyectando pequeñas cantidades del preparado en puntos concretos, según la zona a tratar. En cualquier caso siempre se utiliza una dosis muy inferior al margen de seguridad, para evitar cualquier tipo de complicación grave.

El numero de infiltraciones varía, según la zona a tratar. Pero como ejemplo se puede poner el de la corrección simultánea de las arrugas del entrecejo y cola de ceja (patas de gallo). Esto supone unas 12-15 micropunciones y el tiempo requerido puede oscilar entre 20 y 30 minutos.

 

¿ES DOLOROSO?

Como hemos dicho la técnica consiste en aplicar una pequeña cantidad de toxina preparada mediante una pequeña jeringuilla (se utilizan las microjeringuillas de insulina). Esto se realiza sin ningún de anestesia, porque practicamente no provoca nada de dolor, sino una simple molestia, totalmente llevadera. Tampoco resulta dolorosa después.

 

¿QUÉ COMPLICACIONES PUEDE ESPERAR?

Si se utilizan las dosis adecuadas y se eligen bien los sitios a inyectar, prácticamente no presenta ninguna complicación. Sin embargo, siempre hay que señalar que la anatomía del cuerpo humano no es siempre la misma en todos los humanos (como si fuera una fotocopia), y puede variar algo de uno a otro. Cuando eso es así, puede ocurrir que el bloqueo neuromuscular que hace la toxina afecte, de forma no deseada, a algún otro músculo (o ramillete del mismo) próximo al punto de inyección. En esos casos dicho bloqueo “colateral” se manifiesta por alguna relajación inestética, que habra que sobrellevar con paciencia hasta que desaparezca el efecto de la toxina? (Ejemplos, caída parcial de un párpado, o de parte de la comisura, o desigualdades de estiramiento en una parte u otra de las zonas izaquierda y derecha, respectivamente de la cara). Conviene recordar que esto es transitorio y muy esporádico, cuando la técnica se realiza por personal especializado y adiestrado.

Algunas otras molestias leves que pueden aparecer son: enrojecimieto en la zona de inyección, pequeño hinchazón de la zona inyectada, o dolor de cabeza. Todos ellos son menores y transitorios.

 

¿CUÁNDO SE APRECIA LA MEJORÍA?

Tras las inyecciones de la toxina no se aprecia el efecto conseguido sino hasta pasado un tiempo. Aunque el efecto puede varias según las distintas zonas y cada persona, por lo general se empezará a notar pasados 2-3 dias, siendo máximo el efecto entre los 7 y 10 dias. En ese momento se suele hacer una revisión por parte del dermatólogo.

 

¿CADA CUANDO SE REPITE LA TECNICA?

Para responder a esta pregunta hay que tener en cuenta dos factores distintos: no, el técnico y, otro, el personal. Atendiendo al primero hay que recordar que el bloqueo que hace la toxina no es definitivo (ni se pretende, siendo una de las ventajas de esta técnica precisamente el que es reversible), y su acción se agota pasados, por lo general pasados 8-12 meses. A partir de entonces se puede repetir.

Respecto al factor personal dependerá, lógicamente, del interés de la persona en repetir, pasada la primera experiencia, sus posibilidades económicas, interés estético, etc.
 
     
 

Indicaciones de VISTAVEL:

 
     
 
  • Corrección “patas de gallo”
  • Corrección arrugas inestéticas del gesto
  • Corrección entrecejo
  • Corrección caída comisura bucal
  • Corrección caída de cejas
  • Aplanamiento frente arrugada
 
     
 
  www.dermacanaria.com